Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Lic. Alejandra Patricia Cork
"Blog de Anatomía Descriptiva y Anatomía y Semiología Radiológica dedicado a mis estudiantes"
16 de Junio, 2010    Vías Biliares

Colangiografía trans Kehr

Complicaciones relacionadas con el tubo en "T" en cirugía biliar     
V. Soria Aledo. M. Carrasco Prats. P. Parrilla Paricio.

 

El tubo en "T" de Kehr es un instrumento que se viene utilizando desde hace más de un siglo como drenaje biliar después de la cirugía sobre la vía biliar principal. Muchos cirujanos lo consideran una herramienta imprescindible después de hacer una coledocotomía supraduodenal, aunque otros asocian su uso con un alto índice de complicaciones.

El objetivo del presente artículo de revisión consiste en estudiar las distintas complicaciones asociadas a la utilización del tubo en "T", así como las causas a las que se atribuyen, planteando las soluciones alternativas que publican los diversos autores que han trabajado sobre el tema.

El artículo comienza con una introducción histórica de la utilización del tubo en "T"; a continuación se exponen las diversas complicaciones relacionadas con su utilización. Posteriormente se explican las causas que encuentran los diversos autores de estas complicaciones, y por último las alternativas que muchos autores plantean a la utilización sistemática del tubo en "T".


"T"-tube-related complications in biliary surgery

The ''T''-tube has been employed for more than a century for drainage in patients subjected to biliary surgery. Many surgeons consider it an indispensable tool after supraduodenal choledochotomy, although others associate its use with a high incidence of complications.

The objective of the present review was to study the different complications related to the use of the ''T''-tube as well as the causes to which they are attributed, describing the alternatives proposed in the literature.

After a historial introduction to the use of the ''T''-tube, the different complications with which it has been associated and their causes are described, and the possible alternatives to its systematic utilization are discussed.

Keywords: ''T''-tube. Biliary. Complications.

Cir Esp 2000; 68: 486-492

Introducción

El drenaje con un tubo en "T" ha sido el método estándar para el tratamiento después de una coledocotomía supraduodenal desde hace más de un siglo1-3. Es un instrumento útil en la cirugía biliar por cuanto proporciona seguridad en el cierre de la coledocotomía, previene las estenosis postoperatorias de la vía biliar y además se ha utilizado como tratamiento de la coledocolitiasis residual4 y la papilitis postoperatoria. La mayoría de cirujanos que operan la vía biliar por laparoscopia lo siguen utilizando5-7.

No obstante, su uso también ha sido objeto de numerosas publicaciones que lo han relacionado con diversas complicaciones8. Algunas series muy amplias relacionan directamente su utilización con ciertas complicaciones en un porcentaje que oscila en torno al 2,2%9. Otros autores como Lygidakis encuentran complicaciones relacionadas con el tubo en "T" con una frecuencia que supera el 7% de los casos10 y plantean una utilización selectiva del drenaje en "T".

El primitivo hepaticus drainage de Kehr11 consistió en introducir por la coledocotomía un tubo de goma dirigido hacia el conducto hepático, haciéndolo penetrar 4 o 5 cm y fijándolo con un punto de sutura que atravesaba el colédoco y cerraba completamente el orificio coledocal alrededor del tubo. Colocaba a continuación un taponamiento subhepático con cuatro grandes compresas de gasa, que exteriorizaba parcialmente por la herida operatoria junto con el tubo de drenaje. El taponamiento tenía una doble finalidad: proteger la cavidad peritoneal de la contaminación por la bilis y mantener ampliamente abierta la herida operatoria para que a las dos semanas postoperatorias, cuando se retiraban las compresas de taponamiento y el tubo del colédoco, poder explorar la vía principal y extraer los posibles cálculos residuales. Después de esta limpieza, la bilis seguía manando por la herida durante cierto tiempo, hasta que la herida coledocal primero y después la abdominal cicatrizaban por segunda intención. Con la operación de Kehr se consiguió una mayor seguridad operatoria que con las primeras coledocotomías seguidas de colodocorrafia.

Quenu12, en 1897, propuso también el drenaje externo sistemático del colédoco (coledocostomía), aun cuando la sutura fuera posible, para permitir eliminar los cálculos residuales, desinfectar las vías biliares y desintoxicar rápidamente al paciente. En 1903 presentó 10 casos personales seguidos de curación.

Sin embargo, el drenaje total del hepático de Kehr o el tubo para drenaje de la coledocostomía de Quenu12 y, sobre todo, el amplio taponamiento presentaban inconvenientes muy serios, que Kehr13 trató de subsanar. Sustituyó la sonda que introducía en el hepático por un tubo en forma de "T" colocado de manera que el extremo superior de la rama corta de la "T" penetraba en el hepático y el inferior en el colédoco. De este modo, la bilis circulaba libremente y pasaba al intestino en su mayor parte, mientras una cierta cantidad drenaba al exterior por la rama larga del tubo. El drenaje externo de la vía biliar principal constituyó un considerable progreso en cirugía biliar, y el tubo de Kehr se empleó, y sigue utilizándose, profusamente con el doble fin de evitar el coleperitoneo postoperatorio y las estenosis postoperatorias del colédoco14.

Hoy día, para cerrar una coledocotomía supraduodenal, la práctica estándar es usar un tubo en "T"3-9,14,15 que facilite la salida de bilis al exterior si se produce un edema de la papila después de la exploración de la vía biliar. Si no se favorece este drenaje biliar, se puede desencadenar un aumento de presión en el árbol biliar, con la consecuente fuga biliar, y peritonitis15.

Otra importante razón para el uso del tubo en "T" es la detección y subsecuente tratamiento de la litiasis residual en la vía biliar. En el caso de que haya quedado algún cálculo residual, el tubo en "T" puede ser usado como sistema de lavado, instilando sustancias disolventes, y utilizándose con posterioridad para las técnicas radiológicas a través del trayecto creado por el tubo15.

Complicaciones relacionadas con el tubo en "T" de Kehr

Puede presentarse una gran variedad de cuadros clínicos relacionados con la utilización del tubo de Kehr. Algunos de ellos son poco habituales, como infección de la herida quirúrgica16, pancreatitis postoperatoria, tromboembolismo o perforación duodenal provocada por el tubo en "T"17; otros son más frecuentes, como la bacteriemia o la peritonitis biliar, que analizaremos con más detalle.

La mayoría de complicaciones se relacionan con el momento de la extracción y casi todas ellas suponen la fuga de alguna cantidad de bilis. Domellof18 demuestra una fuga biliar en 25 de 51 pacientes mediante la inyección de un contraste radioopaco durante la retirada del tubo en "T". En 11 pacientes, este derrame se limitó a las proximidades del trayecto del tubo, pero en 8 casos se observó un derrame intraabdominal. Sin embargo, ninguno de estos pacientes requirió laparotomía.

Hay numerosas publicaciones que comunican un escape biliar tras la retirada del tubo en "T" del colédoco después de cirugía sobre la vía biliar19-22. Se estima que la incidencia de fuga biliar con repercusión clínica después de quitar el tubo en "T" oscila entre el 0,84 y el 4%23,24.

Esta cifra aumenta considerablemente en los pacientes con trasplante hepático, donde la incidencia oscila entre 4 y 20% debido a la formación de un escaso trayecto fistuloso en estos pacientes que reciben tratamiento con inmunosupresores25-28. Otros factores, que comentaremos más adelante, también se han relacionado con esta complicación23,29.

Las complicaciones relacionadas con el tubo en "T" más habituales son:

 

1. Fístula biliar externa. Es la salida de una cantidad significativa de bilis a través de un drenaje externo que no cesa espontáneamente. Se entiende por una fístula significativa aquella que drena más de 100 ml al día durante un período de 2 semanas y que no tiene tendencia al cierre espontáneo30. La fístula biliar externa persistente se presenta cuando la vía biliar no se vacía correctamente.

2. Biloma. Es una colección de bilis habitualmente cercana a la zona de la fuga biliar. Aunque suele estar delimitada por una seudocápsula, la colección puede crecer hasta alcanzar un considerable tamaño31. Gould y Patel32 fueron los primeros en usar el término biloma para describir una colección observada por ecografía en un paciente que sufrió un traumatismo hepático. En la ecografía se aprecia como una colección líquida anecoica con márgenes bien delimitados y que frecuentemente está loculada. Varios autores publican casos22,33 relacionados con la extracción del tubo en "T". Con respecto al tratamiento, Gillat y Jacobs22,33 presentan 4 casos de biloma tratados de forma conservadora con drenaje radiológico en un estudio prospectivo de 39 tubos en "T".

3. Ascitis biliar. Es la acumulación de bilis con exudado peritoneal reactivo. Es el resultado de un lento y persistente derrame biliar que no queda confinado a un sitio concreto. La ascitis biliar es mucho menos frecuente que el biloma y ha sido descrita desde hace años por varios autores34,35. Si el escape de bilis es significativo, se presentan dolor abdominal, fiebre, náuseas, vómitos e ictericia. La ascitis biliar tiene una mortalidad en torno al 8%22.

4. La bacteriemia asociada con el drenaje biliar en "T" está bien documentada. Gillat aporta una incidencia del 18% en un estudio prospectivo con 39 tubos en "T"33. Otros autores obtienen cifras algo menores36. El traumatismo que supone la retirada del tubo en "T" sobre el colédoco puede estar implicado en el desarrollo de la bacteriemia. También se ha sugerido que el aumento en la presión del árbol biliar durante la colangiografía en una vía biliar con gérmenes puede permitir a éstos entrar en el torrente sanguíneo a través de los sinusoides hepáticos36. La bacteriemia relacionada con el tubo en "T" habitualmente se asocia a la presencia de bilis infectada en el momento de la exploración.

Ligidakis37 compara la incidencia de bacteriemia postoperatoria en pacientes con litiasis biliar después de una coledocotomía con cierre primario o sobre tubo en "T" en 117 pacientes, y encuentra una incidencia más baja de bacteriemia en los casos con cierre primario. También se ha estudiado la incidencia de bacteriemia en pacientes con trasplante hepático con cierre primario y con tubo en "T", encontrando que la incidencia de bacteriemia es significativamente inferior en los pacientes con cierre primario38.

Sheen-Chen39, en un estudio prospectivo en el que compara dos series de pacientes con cierre primario o con tubo en "T", no encuentra diferencias significativas en cuanto a la incidencia de bacteriemia.

5. Peritonitis biliar. Es el resultado de la irritación de origen químico inducida por la fuga de una gran cantidad de bilis en la cavidad peritoneal o de una bilis claramente contaminada30,40,41. La peritonitis biliar es la complicación más grave que se presenta relacionada con el tubo en "T". Es letal si se deja evolucionar sin tratamiento, se trata tarde o indebidamente, e incluso a veces con una terapéutica óptima30.

 

Respecto al diagnóstico, sabemos que ante la sospecha de peritonitis biliar tras la extracción del tubo en "T", la radiología convencional apenas aporta información42, y el estudio ecográfico y la TAC sólo pueden definir la presencia de colecciones líquidas en la cavidad peritoneal, pero no la existencia de una fuga biliar. La presencia de una acumulación de marcador radiactivo detectado por escintigrafía con 99mTc-HIDA en el espacio subhepático determina el diagnóstico de certeza43-45. Por ello, y por ser una exploración poco invasiva, algunos autores la consideran de elección ante pacientes que presenten persistencia de dolor abdominal tras la retirada del tubo en "T", con el objeto de descartar peritonitis biliares por fístula coledociana46.

En cuanto al tratamiento de la peritonitis biliar, clásicamente ha sido quirúrgico, realizándose laparotomía, lavado de la cavidad con abundante suero fisiológico y drenaje en el hipocondrio derecho. Este tratamiento ha sido utilizado por la mayoría de autores con buenos resultados17,23,24,28,47,48. También ha sido descrito el lavado y el drenaje mediante laparoscopia para tratar la peritonitis biliar49 tras extracción del tubo en "T"50.

La reinserción del tubo en "T" en una intervención de urgencia es un tratamiento alternativo que ha dado resultados satisfactorios24,51, aunque puede ser técnicamente dificultosa debido a las fuertes adherencias formadas.

También se puede realizar, si se observa una fuga biliar persistente y las condiciones del campo lo permiten, una coledocorrafia primaria con drenaje ambiental en la cavidad abdominal24.

El tratamiento con drenaje percutáneo puede ser otro de los métodos a utilizar en estos pacientes, como alternativa a la intervención quirúrgica y se han publicado en casos de peritonitis localizadas con buenos resultados44,46.

En caso de peritonitis localizadas, Horgan19 ha tratado a 4 pacientes de forma conservadora con sueroterapia y antibióticos, aunque un paciente de la serie sufrió septicemia, por lo que no parece la forma de tratamiento más aconsejable, ni siquiera en el caso de una peritonitis localizada.

Factores con los que se relacionan las complicaciones y soluciones alternativas

Material

La composición del material de los tubos en "T" provoca una reacción inflamatoria variable alrededor del tubo, dependiendo del tipo de material utilizado en su fabricación.

El tubo de drenaje en "T" de Kehr ofrece dos partes distintas: la destinada a ser incluida en la vía biliar principal (rama corta vertical) y la que ha de permanecer en la cavidad peritoneal (entre la vía biliar principal y la pared abdominal: rama horizontal larga). La composición de los tubos debe cumplir los requisitos de ser inerte en la rama vertical intracoledociana para evitar la formación de coágulos o precipitados y provocar grados de reacción inflamatoria mayores en la rama horizontal para favorecer un mejor y más rápido desarrollo del trayecto fistuloso externo y evitar así las fugas intraperitoneales tras su retirada52,53.

Winstone, en 196551, describió 4 casos de peritonitis biliar que relacionó con unos tubos de un material nuevo, el cloruro de polivinilo (PVC). Parece ser que los tubos de PVC producían menor reacción en la vía biliar, lo que parecía en principio útil en los casos en los que era necesario el tubo por un largo tiempo. Winstone creyó que esta menor reacción inflamatoria tenía un inconveniente: que no se formaría o se retardaría el trayecto fistuloso en la cavidad peritoneal, principal mecanismo que evita la peritonitis biliar. Por tanto, dejó de usar los tubos sintéticos, excepto en los casos en los que el tubo hubiera de permanecer en la vía biliar durante un largo período de tiempo. Otros autores han publicado los mismos problemas con los tubos de PVC54.

La consecuente introducción de tubos en "T" manufacturados con una base de látex resolvió este problema y, así, este material sigue siendo el más habitualmente utilizado en la actualidad.

Para conocer las características ideales de los tubos en "T" dependiendo del tiempo de permanencia esperado en la vía biliar se realizaron diversos estudios experimentales, de los que destacamos el llevado a cabo por Apalakis55. Este autor realizó una comparación de las propiedades de los tubos en "T" de látex, silicona, caucho y PVC como drenaje de la vía biliar en perros. Los tubos de PVC causaron la menor reacción, tanto en el conducto biliar como en la cavidad peritoneal. Sin embargo, la falta de formación de tracto fibroso alrededor de ellos, ya que es un material inerte, y el rápido desarrollo de rigidez, hacen de estos tubos un material impropio para el uso en cirugía biliar. Los tubos de caucho fueron los más irritantes, mientras que los tubos del silicona, a pesar de sus buenas propiedades físicas, producían una reacción peritoneal muy lenta, lo que sugiere que no deberían utilizarse como drenaje biliar durante un corto período de tiempo. Los tubos de látex son los de elección para períodos de hasta 3 meses, mientras que los de silicona deben usarse cuando es necesario mantener el tu bo durante un largo tiempo. Los tubos de caucho pueden ser la alternativa para cortos períodos a los tubos de látex.

La mayoría de los tubos utilizados desde la publicación de Winstone fueron de caucho o una combinación de látex-caucho, y la incidencia de fugas biliares ha sido desde entonces muy baja2. No obstante, numerosos autores han publicado casos de peritonitis biliar o fugas biliares sintomáticas con la utilización de estos materiales20,21,47.

Se han empleado otros materiales para la fabricación de los tubos en "T", como la silicona56. Orr57 aporta 3 casos de fuga biliar, dos de los cuales precisaron intervención quirúrgica, y los atribuye al cambio de los tubos de caucho por los de silicona, ya que éstos son menos reactivos y no favorecen la formación de un trayecto hasta la piel, como hacían los de caucho o látex. Como solución no propone cambiar el material del tubo, sino prolongar el tiempo que mantiene el tubo en la vía biliar, y ahora no lo retira antes del día 14.

Teóricamente, el drenaje biliar externo ideal con un tubo en "T" debería estar formado por látex siliconado en su porción vertical que no irrita el colédoco, es flexible y evita coágulos y precipitados en su interior, y un material como el látex no tratado o protegido por una vaina de caucho o revestimiento de catgut en su rama horizontal, precisando modificar el tiempo de permanencia de los mismos en razón del material de su composición24.

El tamaño y la forma del tubo en "T"

Considerando la peritonitis biliar como la complicación más grave relacionada con el tubo en "T", los cirujanos han focalizado su atención en la reacción tisular provocada por los diferentes materiales de los que está hecho el tubo en "T". Se ha sostenido durante décadas que la reacción inflamatoria peritoneal es necesaria para la formación de un trayecto fistuloso que una la vía biliar a la piel para prevenir el escape de bilis a la cavidad peritoneal. Esta hipótesis ha sido utilizada para explicar un número de peritonitis biliares consecutivas a la introducción de un material nuevo, el PVC50,54.

Sin embargo, las peritonitis biliares continúan ocurriendo después de la extracción del tubo en "T" de látex, caucho o silicona, lo que sugiere que otros factores también desempeñan un papel en la etiología de esta complicación. Aunque esta complicación tenga probablemente un origen multifactorial, algunos autores consideran que en el momento de la extracción, un excesivo esfuerzo para retirar el tubo puede provocar una disrupción de la sutura sobre la vía biliar que condicione la fuga de bilis. Así, Crnojevic29 realizó un diseño experimental midiendo la fuerza necesaria para extraer el tubo en "T" variando la forma y el diámetro del tubo en "T".

Con respecto al diámetro de los tubos en "T", comparó la fuerza necesaria para extraer distintos calibres que varían entre 12 o 20 F. Encontró una reducción significativa de la fuerza necesaria cuando se disminuye el calibre de 18 a 16 F y de 16 a 14 F, por lo que parece recomendable utilizar 14 F siempre que sea posible para disminuir las posibilidades de fuga biliar.

Domellof et al18 creyeron que, al retirar el tubo en "T", el grosor de ambas ramas verticales, al salir del colédoco, podría provocar la apertura de éste y la fuga biliar. Por ello sugirieron modificaciones en la forma del tubo. Rosenberg58 propone cortar la mitad de la circunferencia de la rama vertical del tubo de Kehr para no traumatizar el colédoco al retirar el tubo.

En el estudio experimental de Crnojevic29, se compara la fuerza necesaria para extraer un tubo en "T" dependiendo de la forma de la rama vertical del mismo. Así, estudia la forma virgin (sin modificaciones), slit (con un corte longitudinal), guttered (se corta la mitad de la circunferencia en toda la longitud de la rama vertical) y sculpted (además de cortar la hemicircunferencia, se corta una esquina en la parte central de la rama vertical). Concluye que con cada modificación descrita se va disminuyendo la fuerza de tracción necesaria, y el diseño sculpted es el más idóneo, pues la fuerza necesaria para su extracción es significativamente menor que con los otros diseños.

Otros autores no conceden importancia al diseño del tubo en "T" y sugieren que esta complicación se produce igualmente con el diseño sculpted59, aunque la mayoría de cirujanos utilizan esta forma al considerar que disminuye las probabilidades de fuga biliar tras la extracción del tubo en "T"28,60,61.

Manejo postoperatorio del tubo en ''T''

Los primeros días tras la colocación del tubo en ''T'', la bilis debe salir libremente a la bolsa colectora para permitir que el espasmo o el edema del esfínter vaya disminuyendo sin poner a prueba la sutura de la coledocotomía. Hay varias estrategias para conseguir que la bilis vaya fluyendo hacia el duodeno, y el débito hacia la bolsa colectora sea menor cada día. Algunos cirujanos suben la bolsa colectora de bilis progresivamente de altura hasta que ésta queda por encima del nivel del duodeno62. Otros2 van clampando el tubo después de las comidas sobre el quinto día postoperatorio durante una hora y van incrementando diariamente el tiempo que permanece cerrado el tubo hasta que alrededor del noveno día el tubo está permanentemente clampado. La colangiografía trans-Kehr se hace sobre el décimo día postoperatorio; si es normal, el tubo se extrae. La mayoría de autores coinciden en no retirar el tubo en "T" antes de los 7 o 10 días63.

La duración óptima del drenaje en "T" después de una coledocotomía no se sabe a ciencia cierta. Cada autor tiene su opinión según su experiencia, pero no se han realizado estudios comparativos válidos y suficientes para conocer el momento idóneo para su extracción. Únicamente Norrby64 hace un estudio comparativo sobre la duración óptima del tubo en "T" dentro de la vía biliar en 62 pacientes a los que se retiró el tubo al cuarto o al séptimo días. No encontró diferencias significativas en cuanto a las complicaciones observadas en ambos grupos. No obstante, como ya hemos comentado, la mayoría de cirujanos prefieren esperar al menos 10 días antes de retirar el tubo en "T".

Algunos autores65 han publicado casos de peritonitis biliar después de retirar el tubo en "T" al segundo día postoperatorio. Farquharson63 recomienda no retirar el tubo antes de que pasen al menos 7 o 10 días. Neoptolemos61 recomienda que el tubo esté por lo menos 10 días antes de retirarlo. Rosenberg58 publicó 2 casos de peritonitis biliar tras la retirada del tubo en "T" al quinto y decimotercero día postoperatorio y a partir de estos 2 casos la extracción la realizó a partir del decimocuarto día postoperatorio.

Hay otros autores10,46,57 que creen que el tiempo de permanencia del tubo tiene relación con el tipo de material utilizado y, así, proponen que si el tubo es de un material que provoca menos reacción peritoneal hay que prolongar el tiempo que el tubo permanece en la vía biliar hasta por lo menos el día 14 postoperatorio57 y si el material es del tipo del caucho10 lo retiran al duodécimo día postoperatorio.

Richelme66 recomienda adecuar el tiempo de permanencia del tubo en "T" con la afección que se esté tratando, siendo menor en el caso de patología biliar benigna.

En resumen, no existen normas fijas en cuanto a la retirada del tubo en T, pues cada cirujano actúa según su experiencia y no sobre la base de estudios serios en los que se contemplen los distintos factores que influyen, como el material empleado, la enfermedad de base, las circunstancias acompañantes, etc.

Factores predisponentes. Utilización de corticoides y trasplante ortotópico de hígado

La utilización de corticoides ha sido también implicada, ya que pueden reducir la reacción inflamatoria alrededor del tubo en T23, lo que se pone de manifiesto en los pacientes con trasplante ortotópico de hígado (TOH) que están sometidos a tratamiento inmunosupresor. Esto coincide con un incremento de la frecuencia de peritonitis biliar en estos pacientes28,38,67,68.

Así, actualmente muchos grupos dedicados al trasplante hepático han abandonado la utilización sistemática del tubo en "T" en la anastomosis colédoco-coledociana al comprobar una disminución en las complicaciones postoperatorias, como bacteriemia o fuga biliar, tras la extracción del tubo en "T"68,69.. No obstante, otros estudios prospectivos y aleatorizados comparativos no encuentran diferencias significativas en cuanto al uso del tubo en "T" o el cierre primario70. Así, debido al mayor riesgo de estenosis en la anastomosis biliar no se ha abandonado de forma generalizada la utilización del tubo en "T" en dichas anastomosis.

Se han implicado otros factores, aparte de los corticoides, en la aparición de complicaciones relacionadas con el tubo en "T", como inmunosupresión, enfermedad sistémica, pacientes oncológicos o la utilización de radioterapia22,58.

Alternativas al tubo en "T" de Kehr

Como alternativas más importantes al drenaje en "T" para la cirugía biliar se incluyen la papilotomía o esfinteroplastia, la coledocoduodenostomía y el cierre primario de la coledocotomía.

Papilotomía o esfinteroplastia

La exploración transduodenal con papilotomía o esfinteroplastia evita la necesidad de la coledocotomía supraduodenal, pero tiene sin embargo una alta morbilidad, y mortalidad especialmente debida a la pancreatitis postoperatoria71. Está indicada sobre todo en los casos de estenosis del esfínter de Oddi que se acompañan de cálculos recidivantes72.

Aunque hay autores que recomiendan el uso sistemático de la esfinterotomía endoscópica en todos los pacientes con cálculos en la vía biliar para evitar las tasas de morbimortalidad en cirugía de la vía biliar73, no podemos olvidar que esta técnica endoscópica tampoco está exenta de riesgos y presenta una mortalidad asociada también a la pancreatitis aguda fundamentalmente, que oscila entre el 1 y el 3%74. Hacen falta más estudios prospectivos que nos indiquen cuál es el mejor algoritmo terapéutico para estos enfermos, pues los trabajos publicados hasta el momento no obtienen resultados concluyentes75. Actualmente, categorías muy concretas de pacientes pueden beneficiarse del tratamiento previo con esfinterotomía endoscópica, como aquellos afectados de pancreatitis aguda severa76 o una colangitis aguda77.

Coledocoduodenostomía

Es una técnica útil para pacientes con cálculos múltiples o recurrentes, pero sólo debería ser utilizada cuando el colédoco está dilatado78.

Sasse79, en 1913, propuso sustituir el tubo de Kehr por el drenaje interno permanente de las vías biliares mediante anastomosis del orificio de la coledocotomía, efectuado para la extracción de los cálculos, con la primera porción del duodeno. El objetivo de la operación de Sasse es doble: evitar, por una parte, los inconvenientes del drenaje externo por tubo en "T" y, por otra, establecer una comunicación permanente entre la vía biliar principal y el duodeno que evite la colostasis.

Hoy día las indicaciones principales de la coledocoduodenostomía en la enfermedad benigna de la vía biliar son la gran dilatación de la vía biliar principal y la colangitis aguda concomitante con la coledocolitiasis, ya que el drenaje es inmediato, efectivo y permanente80. Algunos autores utilizan actualmente esta técnica, aunque realizada por laparoscopia81.

Coledocorrafia primaria

Una de las cosas fascinantes de la cirugía es que procedimientos comunes que se llevan realizando desde hace muchos años todavía generan controversia. Uno de ellos es la utilización rutinaria del tubo en "T" para el drenaje de la vía biliar82.

La primera coledocotomía con extracción de cálculos realizada de forma satisfactoria fue realizada por Courvoisier83 en 1890, y los detalles técnicos de la operación fueron de gran interés para el desarrollo de la cirugía biliar. Las primeras extracciones de cálculos del colédoco eran seguidas por la sutura primaria del conducto, pero la mortalidad postoperatoria era muy elevada. Pronto se observó que las coledocotomías seguidas de la sutura del colédoco provocaban a menudo peritonitis a causa de la dehiscencia de la coledocorrafia y contaminación del peritoneo por bilis séptica, mientras los operados a quienes por dificultades técnicas no se efectuaba la sutura, dejando un drenaje al exterior (coledocostomía), presentaban una evolución más favorable.

En 1885, Kehr realizó, en un paciente afectado de colecistitis y colangitis aguda, el drenaje del hepático después de la colecistectomía y el resultado fue tan favorable que en adelante aplicó este drenaje a la coledocotomía. Más adelante sustituyó el hepaticus drainage por el tubo en "T", el cual fue universalmente aceptado, abandonándose el empleo de la coledocorrafia11.

Sin embargo, algunos cirujanos, como Halsted y Finney, reaccionaron contra el empleo habitual del drenaje externo, que consideraban peligroso a causa de la pérdida de bilis, de las dificultades que algunas veces se presentaban para extraer el tubo en "T" y de las fístulas biliares que a menudo se establecían secundariamente. En 1919, Walzel y Bakes abogaron de nuevo a favor de la coledocorrafia, condicionándola a una escrupulosa limpieza de la vía principal y a una dilatación instrumental de la papila para tener la seguridad del drenaje biliar al duodeno14.

A pesar de intentos aislados como los citados, la inmensa mayoría de los cirujanos siguieron rechazando la sutura primitiva del colédoco por considerarla insegura y peligrosa.

Ya en nuestra época, Pi-Figueras14 la ha realizado en una serie de 600 colelitiasis en 15 casos que corresponden al 14,7% de los de coledocolitiasis. En efecto, la mayoría de casos de esta serie corresponden a pacientes a quienes se efectuó una esfinterectomía del Oddi con exploración minuciosa del colédoco terminal, los cuales ofrecen segur idad del drenaje biliar al duodeno sin obstáculo alguno, orgánico ni funcional.

Otros cirujanos21 sugieren la coledocorrafia primaria sin tubo en "T" para prevenir la peritonitis biliar, aunque reconocen que esta técnica está gravada con una mayor incidencia de estenosis de la vía biliar, por lo que no la aconsejan como práctica habitual.

En cambio otros autores84 consideran que, a pesar de la combinación de una colangiografía con coledocoscopia, no es posible garantizar completamente que todos los cálculos han sido eliminados, por lo que recomiendan la utilización sistemática del tubo en "T" después de una coledocotomía.

Placer85 afirma que la incidencia de coledocolitiasis residual oscila entre el 0,5 y el 5%. Por tanto, en más del 95% de los casos el tubo de Kehr es innecesario. Según este autor, hoy día, y debido al uso rutinario de la papilotomía endoscópica y los drenajes nasobiliares, es posible practicar con seguridad el cierre primario de la vía biliar.

Como vemos, actualmente hay tres actitudes con respecto a la utilización del tubo en "T". La mayoría de cirujanos sigue utilizando de manera sistemática el tubo en "T" cuando realiza una coledocotomía para extracción de litiasis de la vía biliar. Otro grupo de cirujanos lo utilizan de forma selectiva cuando no se pueda asegurar que la vía biliar está libre de cálculos o que el vaciamiento de bilis a duodeno es correcto. Y, por último, hay cirujanos que no utilizan nunca el drenaje en "T" para la vía biliar porque lo consideran innecesario y fuente de complicaciones.

Llegados a este punto, varios autores han realizado estudios en los que se compara la utilización del tubo en "T" con el cierre primario. De éstos destacamos los siguientes:

Sheen-Chen39 realiza un estudio comparativo no prospectivo ni aleatorizado en 30 pacientes con coledocolitiasis a los que les practica alternativamente cierre primario o cierre sobre tubo en "T", y no encuentra diferencias significativas en cuanto a complicaciones postoperatorias, bacteriemia postoperatoria, pérdida de sangre o estancia postoperatoria. Sólo hay una disminución significativa del tiempo operatorio en los pacientes con cierre primario. Concluye que el cierre primario es una alternativa, pero sólo en casos seleccionados.

Williams86 llevó a cabo un estudio prospectivo comparando cierre primario frente a cierre sobre tubo en "T" de una coledocorrafia por patología biliar en 37 pacientes con cierre primario y 26 sobre tubo en "T". No hubo diferencias significativas en la duración de la operación, incidencia de infección de herida ni otras complicaciones quirúrgicas en los dos grupos. La estancia postoperatoria fue menor en el grupo del cierre primario. Ningún paciente presentó ictericia o pancreatitis y no necesitaron otra intervención sobre la vía biliar.

Payne87 realizó otro estudio prospectivo comparando el cierre primario con el cierre sobre un tubo en "T", y concluyó que es una opción válida que disminuye el período de estancia hospitalaria. No obstante, encontró que en el grupo de cierre sobre tubo en "T" hay una incidencia de litiasis residual del 7,5% y en el grupo de cierre primario un paciente presentó ictericia postoperatoria. Este estudio pone de manifiesto que el cierre primario puede acortar la estancia hospitalaria, pero sólo puede aconsejarse su uso si el cirujano está absolutamente seguro de que la vía biliar está expedita y no como norma general de utilización.

Referencias Bibliográficas:
1. Thornton JF Observations on additional cases illustrating hepatic surgery. Lancet 1891; 1: 763-764.
2. Girard RM, Legros G Stones in the common bile duct-surgical approaches. En: Blumgart LH, editor. Surgery of the liver and biliary tract. Edimburgo: Churchill Livingstone, 1988; 577-586.
3. Glenn F. The physiological basis for surgical treatment of non-malignantdisease of the biliary tract. Surg Clin North Am 1958; 38: 471-485.
4. Cheung MT Postoperative choledochoscopic removal of intrahepatic stones via a "T" tube tract. Br J Surg 1997; 84: 1224-1228.
5. Dorman JP, Franklin ME, Glass JL Laparoscopic common bile duct exploration by choledochotomy. An effective and efficient method of treatment of choledocholithiasis. Surg Endosc 1998; 12: 926-928.
6. Khoo DE, Walsh CJ, Cox MR, Murphy CA, Motson RW Laparoscopic common bile duct exploration: evolution of a new technique. Br J Surg 1996; 83: 341-346.
7. Rhodes M, Nathanson L, O'Rourke N, Fielding G Laparoscopic exploration of the common bile duct: lessons learned from 129 consecutive cases. Br J Surg 1995; 82: 666-668.
8. Keighley MRB, Burdon DW, Baddeley RM Complications of supraduodenal choledochotomy: comparison of three methods of management. Br J Surg 1976; 63: 754-758.
9. Neoptolemos JP, Davidson BR, Shaw DE, Lloyd D, Carr-Locke DL, Fossard DP Study of common bile duct exploration and endoscopic sphincterotomy in a consecutive series of 438 patients. Br J Surg 1987; 74: 916-921.
10. Lygidakis NJ Hazards following T-tube removal afer choledochotomy. Surg Gynecol Obstet 1986; 163: 153-155.
11. Kehr H Die chirurgische behandlung des akuten und chronischen choledocu verschlusses durch stein und tumor. Munch Med Wchn, 1903; 50: 932.
12. Quenu E De la cholèdocotomie, cholèdocotomie sans drainage et cholèdocotomie intraduodènale. Bull Mém Soc Chir 1903; 29: 599.
13. Kehr H Die praxis del gallenwege chirurgie in wort und bilel. Munich: Ed. J.F Lehemann, 1913.
14. Pi-Figueras J Litiasis biliar y su tratamiento. En Pi-Figueras J, editor. Práctica quirúrgica (2.a ed.). Barcelona: Salvat, 1986; 633-639.
15. Gunn AA Supraduodenal choledochotomy. En: Blumgart LH, editor. Surgery of the liver and biliary tract. Edimburgo: Churchill Livingstone, 1988; 647-660.
16. Rundle FF, Cass MH, Robson B Bile drainage after choledochotomy in man with some observations on biliary fistula. Surgery 1955; 37: 903-910.
17. Mosimann F, Schneider R, Mir A, Gillet M Erosion of the duodenum by a biliary T-tube: an unusual complication of liver transplantation. Transpl Proc 1994; 26: 3550-3551.
18. Domellof L, Rydh A, Truedson H Leakage from T-tube tracts as a determined by contrast radiology. Br J Surg 1977; 64: 862-863.
19. Horgan PG, Campbell AC, Gray GR, Gillespie G Biliary leakage and peritonitis following removal of "T" tubes after bile duct exploration. Br J Surg 1989; 76: 1296-1297.
20. Mullany CJ Bile peritonitis after the use of latex rubber T-tubes. Aust N Z J Surg 1978; 48: 182-183.
21. Osbourne JC Bile peritonitis after T-tube removal. Can J Surg 1971; 14: 241-242.
22. Jacobs LK, Shayani V, Sackier JM Common bile duct T-tubes. A caveat and recommendations for management. Surg Endosc 1998; 12: 60-62.
23. Corbett CRR, Fyfe NCM, Nicholls RJ, Jackson BT Bile peritonitis after removal of T-tubes from the common bile duct. Br J Surg 1986; 76: 641-643.
24. González Conde R, Cobos Mateos JM, Casas Pinillos S, López-Ríos Fernández, F, Gonzálex Sánchez JA, Aguinaga Manzanos MV, et al Coleperitoneo tras retirada del tubo de Kehr. Rev Esp Enferm Digest 1991; 80: 354-355.
25. Ostroff JW, Roberts JP, Gordon RL, Ring EJ, Ascher NL The management of "T" tube leaks in orthotopic liver transplant recipients with endoscopically placed nasobiliary catheters. Transplantation 1990; 49: 922-924.
26. Sherman S, Shaked A, Cryer HM, Goldstein LI, Busuttil RW Endoscopic management of biliary fistulas complicating liver transplantation and other hepatobiliary operations. Ann Surg 1993; 218: 167-175.
27. Hollins RR, Wood RP, Shaw BW Biliary tract recontruction in orthotopic liver transplantation. Transplant Proc 1988; 20: 543-545.
28. Robles R, Parrilla P, Sánchez Bueno F, Acosta F, Ramírez P, Rodríguez JF et al La peritonitis biliar tras retirar el tubo de Kehr en pacientes con trasplante ortotópico hepático es más frecuente que en pacientes con litiasis biliar. Cir Esp 1993; 53: 269-270.
29. Crnojevic L, Thompson JN, Dudley HAF T-Tubes: a comparison of virgin, slit, guttered and sculpted design. Br J Surg 1989; 76: 342-343.
30. Morgenstern L, Berci G, Pasternak EH Bile leakage after biliary tract surgery. Surg Endosc 1993; 7: 432-438.
31. Vázquez JL, Thorsen MK, Dodds WJ, Quiroz FA, Martínez ML, Lawson TL et al Evaluation and treatment of intraabdominal bilomas. AJR 1985; 144: 933-938.
32. Gould L, Patel A Ultrasound detection of extrahepatic encapsulated bile: "Biloma". AJR 1970; 132: 1014-1015.
33. Gillatt DA, May RE, Kennedy R, Longstaff AJ Complications of T-tube drainage of the common bile duct. Ann R Coll Surg 1985; 67: 370-371.
34. Nagel CE, Fink-Bennett D, Freitas JE Bile ascitis in adults; diagnosis using hepatobiliary scintigraphi and paracentesis. Clin Nucle Med 1985; 10: 403-405.
35. Rosato EF, Berkowitz HD, Roberts B Bile ascitis. Surg Gynecol Obstet 1970; 130: 494-496.
36. Pitt HA, Postier RG, Cameron JL Postoperative T-Tube cholangiography. Ann Surg 1980; 191: 30-34.
37. Lygidakis NJ Choledochotomy for biliary lithiasis: "T" tube drainage or primary closure. Effects on postoperative bacteremia and T-tube bile infection. Am J Surg 1983; 146: 254-256.
38. Ben-Ari Z, Neville L, Davidson B, Rolles K, Burroughs AK Infection rates with and without T-Tube splintage of common bile duct anastomosis in liver transplantation. Transpl Int 1998; 11: 123-126.
39. Sheen-Chen SM, Chou FF Choledchotomy for biliary lithiasis: is routine T-tube drainage necessary? A prospective controlled trial. Acta Chir Scand 1990; 156: 387-390.
40. Cohn I Peritonitis biliar. En: Bockus, editor. Gastroenterología. (4.a ed.). Barcelona: Salvat editores, 1986; 4141-4147.
41. Ellis H, Cronin K Bile peritonitis. Br J Surg 1960-61; 48: 166.
42. Keighley MRB, Burdon DW, Baddeley RM Complications of supraduodnal choledochotomy: a comparison of three methods of management. Br J Surg 1976; 63: 754-758.
43. Schoubye J, Pedersen SA, Öster-Jörgersen E, Christensen PB Investigation of biliodigestive anastomoses using 99mTc-HIDA scintigraphy. Acta Chir Scand 1981; 147: 57-60.
44. Ryttov N, Rasmussen L, Pedersen SA, Öster-Jörgensen E Escintigrafía con HIDA marcado con 99m-Tc en la valoración de la cuantía de la fuga de bilis producida después de retirar un tubo en "T" del colédoco. Br J Surg (ed. esp.) 1989; 76: 300-301.
45. Ortega López D, Ortiz Oshiro E, La Pena Gutiérrez L, Martínez Sarmiento J, Sobrino del Riego JA, Álvarez Fernández-Represa J Scintigraphic detection of biliary fistula after removal of a "T" tube. Br J Surg 1995; 82: 82.
46. Delgado F, de la Morena E, Lladró R, Ponce JL ¿Ha aumentado la frecuencia de peritonitis biliar tras la extracción de tubos en T? Cir Esp 1991; 49: 216-218.
47. Holt SDH, Tiwari IB, Howell GP Biliary peritonitis following the removal of a T-tube. J R Army Med Corps 1987; 133: 155.
48. Lebeau G, Yamaga K, Marsh JW, Tzakis AG, Makowka L, Gordon RD et al Analysis of surgical complications after 397 hepatic transplantations. Surg Ginecol Obstet 1990; 170: 317-322.
49. Bornsein SJ, Cheu D, Lusk LB Laparoscopic management of bile peritonitis after liver biopsy. Sug Laparosc Endosc 1991; 1: 200-201.
50. Robles R, Parrilla P, Luján JA, Torralba JA, Ramírez P, Bueno FS Laparoscopic treatment of biliary peritonitis after "T" tube removal in patients undergoing orthotopic liver transplantation. Br J Surg 1997; 84: 1244.
51. Winstone NE, Colby MGS, Lawson LJ, Winsor CWO Biliary peritonitis: a hazard of polyvinyl chloride T-tubes. Lancet 1965; 1: 843-844.
52. Díez Cascón A, Díez-Cascón Menéndez E, Salas Caudevilla A, Piñol Piñol M El tubo en T, de Kehr, y la peritonitis biliar motivada por su extracción. Profilaxis. Rev Esp Enferm Ap Digest 1988; 74: 455-459.
53. Ruiz JM, Serra J, Piedra J, Garriga J, Puig la Calle J Peritonitis biliar tras la retirada del tubo en T. Acta Chir Catal 1990; 11: 123-125.
54. Gillison W Spontaneous fracture of polyvinyl chloride T-tube. Lancet 1977; 1: 1373.
55. Apalakis A An experimental evaluation of the types of material used for bile duct drainage tubes Br J Surg, 1976; 63: 440-445.
56. Kolff J, Hoeltge G, Herman RE Silastic "T" tube splints form biliary repair. Am J Surg 1975; 129: 236-240.
57. Orr KB Complications of T-tube drainage of the common bile duct. Ann R Coll Surg Engl 1987; 69: 188.
58. Rosenberg N, Konigsberg SF, Finkelstein NM Bile peritonitis after routine T-tube removal. J Med Soc N Jersey 1981; 78: 532-533.
59. Dawson JL T-Tubes: virgin, slit, guttered or sculpted. Br J Surg 1988; 75: 932.
60. Neoptolemos JP Sculpted "T" tubes. Br J Surg 1989; 76: 102.
61. Neoptolemos JP Complications of T-tube drainage of the common bile duct. Ann R Coll Surg Engl 1986; 68:326.
62. Mason GR Coledocolitiasis. Tratamiento quirúrgico. En: Bockus. Gastroenterología (4.a ed.). Barcelona: Salvat editores, 1986; 4039-4042.
63. Rintoul RF, ed Farquharson's Textbook of Operative Surgery (6.a ed.). Edimburgo: Churchill Livingstone, 1978; 601.
64. Norrby S, Heuman R, Anderberg B, Sjodahl R Duration of T-tube drainage after exploration of the common bile duct. Acta Chir Scand 1988; 154: 113-115.
65. McKenzie G Extravasation of bile after operations on the biliary tract. Aust N Z J Surg 1955; 24:181-191.
66. Richelme H, Bourgeon A, Ferrari C, Carles R, Gard C, Barraya L Ledrainage externe dans la chirurgie de la lithiase biliaire. J Chir. 1982; 119: 21-27.
67. Banzo I, Blanco I, Gutiérrez-Mendiguchia C, Gómez-Barquin R, Quirce R, Carril JM Hepatobiliary scintigraphy for the diagnosis of bile leaks produced after T-tube removal in orthotopic liver transplantation. Nucl Med Commun; 1998; 19: 229-236.
68. O'Connor TP, Lewis WD, Jenkins RL Biliary tract complications after liver transplantation. Arch Surg 1995; 130: 312-317.
69. The physiological basis for surgical treatment of non-malignantdisease of the biliary tract. Surg Clin North Am 1958; 38: 471-485. The physiological basis for surgical treatment of non-malignantdisease of the biliary tract. Surg Clin North Am 1958; 38: 471-485.
70. Vougas V, Rela M, Gane E, Muiesan P, Meléndez HV, Williams R et al A prospective randomised trial of bile duct reconstruction at liver transplantation: "T" tube or no "T" tube? Transpl Intern 1996; 9: 392-395.
71. Cave-Bigley KJ, Aukland P, Kane JF, Hardy EG Transduodenal exploration of the common bile duct in a district general hospital. Ann R Coll Surg 1984; 66: 187-189.
72. Jones SA Sphincteroplasty (not sphincterotomy) in the treatment of biliary tract disease. Surg Clin North Am 1973; 53: 1123-1137.
73. Mc Sherry CK, Glenn F The incidence and causes of death following surgery for non-malignant biliary tract disease. Ann Surg 1980; 191: 271-275.
74. Leese T, Neoptolemos JP, Carr-Locke DL Successes, failures, early complications and their management following endoscopic sphincterotomy: results in 394 consecutive patients from a single centre. Br J Surg 1985; 72: 215-219.
75. Cruz AG, Fidalgo P, Mendes de Almeida A, Grima N, Correia JP Endoscopy versus surgery for common bile duct stones: A randomised trial. Gut 1986; 27: A614.
76. Neoptolemos JP, London N, Slater N, Carr-Locke DL, Fossard DP, Moossa AR A prospective study of ERCP and endoscopic sphincterotomy in the diagnosis and treatment of gallstone acut pancreatitis. Arch Surg 1986; 121: 697-702.
77. Leese T, Neoptolemos JP, Baker AR, Carr-Locke DL The management of acute cholangitis and the impact of endoscopic sphincterotomy. Br J Surg 1986; 73: 988-992.
78. Johnson AG, Rains AJH Choledochoduodenostomy. A reappraisal of its indications based on a study of 64 patients. Br J Surg 1972; 59: 377-380.
79. Sasse F Über choledocoduodenostomie. Sintzung der mitteldheinischen churirgenvereiniung. Zent Chir 1913; 40: 91.
80. Pi-Figueras J Technique de l'anastomose cholédocoduodénale pour la lithiase de la voie biliare principale. Iconographia Chirurgica. Encyclopédie Médicochirurgicales. París, 1958.
81. Gurbuz AT, Watson D, Fenoglio ME Laparoscopic choledochoduodenostomy. Am Surg 1999; 65: 212-214.
82. Cameron A Primary suture or T-tube drainage after choledochotomy. Ann R Coll Surg Engl 1986; 68: 327.
83. Glen F, Grafe WR Historical events in biliary tract surgery. Arch Surg 1966; 93: 848-852.
84. May RE, Corfield A An assessment of operative choledochoscopy-a worthwhile procedure or not? Ann R Coll Surg 1985; 67: 96-98.
85. Placer Galán C, Colina Alonso A Bile leakage after removal of "T" tubes from de common bile duct. Br J Surg 1990; 77: 1075.
86. Williams JA, Treacy PJ, Sidey P, Worthley CS, Townsend NC, Russell EA Primary ducto clorure versus T-tube drainage following exploration of the common bile duct. Aust N Z J Surg 1994; 64: 823-826.
87. Payne RA, Woods WG Primary suture or T-tube drainage after choledochotomy. Ann R Coll Surg Engl 1986; 68: 196-198

Palabras claves , , , ,
publicado por alejandracork a las 09:04 · 1 Comentario  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (1) ·  Enviar comentario
Hello, my friend!
How to download XRumer 12.0.20?
It is the most popular program for SMM.
Thanks.
publicado por Lorrienip, el 25.11.2016 16:22
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

Lic. Alejandra Patricia Cork

Licenciada en Producción de Bioimágenes
Profesora de Enseñanza Superior en Producción de Bioimágenes
Profesora Titular Ordinaria de las Cátedras de Anatomía y Semiología Radiológica I y II.
Docente de la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud
Universidad Autónoma de Entre Ríos
ARGENTINA

» Ver perfil

BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» Abdomen (17)
» Anatomía Radiológica (16)
» Anatomía y Semiología Radiológica (148)
» Angiología (11)
» Antropometría (1)
» Aparato genital (1)
» Aparato genitourinario (2)
» Aparato Respiratorio (2)
» Aparato Urinario (2)
» Atlas Anatómico (4)
» Atlas de Imágenes Radiológicas (2)
» BIOLOGÍA (4)
» Cabeza (8)
» Cadera (3)
» Cara (5)
» Cirugía (1)
» Citología (1)
» Colangiografía intraoperatoria (2)
» Colon (1)
» Colon por Enema (2)
» Cráneo (20)
» Diafragma (1)
» Diccionario de Medicina (2)
» Embarazo (1)
» Encéfalo (1)
» Enfermedades genéticas (1)
» Enteroclisis por TC (1)
» Faringe (2)
» Flebología (1)
» Glándulas (2)
» Hígado (1)
» Laringe (2)
» Libros de Anatomía (7)
» Malformaciones congénitas (4)
» Malformaciones Digestivas (3)
» Mamografía (7)
» Mediastino (5)
» Medios de Contraste Radiológicos (4)
» Miembro inferior (1)
» Miología (6)
» Navidad (1)
» Neonatología (1)
» Órganos de los sentidos (3)
» Osteología (9)
» Paredes del Abdomen (1)
» Patología (11)
» Patología e Intervencionismo (3)
» Periné (1)
» Peritoneo (1)
» Pie (0)
» Piel (1)
» Planos anatómicos (1)
» Preparaciones para estudios contrastados (1)
» Problemas Médicolegales (1)
» Radiología en TRAUMA (3)
» Radiología Gastrointestinal (2)
» Radiología odontológica (1)
» Radiología Pediátrica (6)
» Rodilla (6)
» SEGD (2)
» Semiología Radiológica (7)
» Sistema endocrino (3)
» Sistema Nervioso (18)
» Sistema Osteoarticular (20)
» Software Interactivo (1)
» The WHO Manual of Diagnostic Imaging (1)
» Tiroides (1)
» Tórax (4)
» UNIDAD 6 (7)
» Urinario (6)
» VCI (1)
» Vías Biliares (3)
ENLACES
» Tecnología de las Imágenes II
» Tecnología de las Imágenes I
» Radiología General
» Learning Radiology.com
» Bioimágenes
» RMN - MRI
» Físico Química Radiológica
» Medicina Nuclear
» Revista Tecno Salud
» Neurociencias y Neuropsicoeducación
» Revista Argentina de Anatomía
» Radiologic Anatomy
» Radiopaedia
AL MARGEN
BIENVENIDOS!
Este sitio es dedicado a los estudiantes de la Licenciatura en Producción de Bioimágenes de la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud de la UADER. Aquí podrán encontrar información útil para las cátedras de Estructura, Desarrollo y Funcionamiento del Organismo y Anatomía y Semiología Radiológica I y II.
Como docente, tengo particular interés en la proyección de imágenes como estrategia de enseñanza, ya que el sentido de la visión refuerza al de la audición, permitiendo establecer mayores conexiones entre palabras y representaciones gráficas, y provoca mayor interés y atención que una mera exposición verbal.

Me lo dijeron y lo olvidé.
Lo ví y lo entendí.
Lo hice y lo aprendí.
CONFUCIO

Pensar sin estudiar es inútil.
Estudiar sin pensar es peligroso.
CONFUCIO

El verdadero arte del maestro es despertar la alegría por el trabajo y el conocimiento. EINSTEIN

El Hombre es lo que hace con lo que hicieron de él. SARTRE

"...El profesor mediocre dice
el buen profesor explica
el profesor superior demuestra
el gran profesor inspira..."
WILLIAM ARTHUR WARD

PITÁGORAS: Educad a los niños y no castigarás a los hombres.

"No te preocupes por lo que pueda decir la gente. Ellos no te pagan el alquiler.
No son los que ponen el pan en la mesa ni serenidad en tu corazón.
Trata de ser lo mejor que puedas. Nunca te quejes y nunca des explicaciones."
HELEN VAN SLYKE

“La semplicità é la massima sofisticazione”
LEONARDO DA VINCI

“Las escuelas del futuro estarán
diseñadas no tanto para
aprender como para pensar”.
TORREANCE, 1962.

“La Necesidad es la madre de la
invención”. PLATÓN, s.V ac.

ORTEGA Y GASSET: “el estilo es el hombre, queriendo significar con ello, lejos del lenguaje sexista, que cada individuo tiene su personalidad propia y que es el estilo, el gesto, la forma de decir y de hacer las cosas, lo que le imprime a cada cual su autenticidad, sello único que lo distingue y diferencia de los demás".

Proceder con honestidad en aras de la dignidad del hombre es el compromiso más trascendente de nuestro paso por el mundo.
RENÉ FAVALORO (1923-2000)

"En cada acto médico debe estar presente el respeto por el paciente y los conceptos éticos y morales, entonces la ciencia y la conciencia estarán siempre del mismo lado, del lado de la humanidad".
RENÉ FAVALORO (1923-2000)

“Espero que los graduados por sobre todas las cosas, sean buenos seres humanos.
Es todo lo que hay que ser en la vida.
Tengan decencia, honestidad, que se dediquen al paciente con inteligencia y con pasión”
RENÉ FAVALORO (1923-2000)

“La falla de nuestra época consiste en que sus
hombres no quieren ser útiles sino importantes”.
SIR WINSTON CHURCHILL

“Las actitudes son más importantes
que las aptitudes”.
SIR WINSTON CHURCHILL

“Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar”. SIR WINSTON CHURCHILL

"A los jóvenes les pido que entiendan que lo material es temporario, lo que perdurará para siempre serán los ideales y entre ellos la gran convocatoria debería ser: educación y desarrollo científico en busca de una sociedad en la que la equidad social sea lo prioritario".
RENÉ FAVALORO (1923-2000)

"Cambiaré de opinión tantas veces y tan a menudo como adquiera conocimientos nuevos, el día que me aperciba que mi cerebro ha dejado de ser apto para esos cambios, dejaré de trabajar. Compadezco de todo corazón a todos los que después de haber adquirido y expresado una opinión, no pueden abandonarla nunca más". FLORENTINO AMEGHINO

No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela. ALBERT EINSTEIN

Debe evitarse hablar a los jóvenes del éxito como si se tratase del principal objetivo en la vida. La razón más importante para trabajar en la escuela y en la vida es el placer de trabajar, el placer de su resultado y el conocimiento del valor del resultado para la comunidad. ALBERT EINSTEIN

"La ciencia debe ser parte de la naturaleza y de la realidad misma. Fuera de las leyes físicas y químicas presentadas en la teoría cuántica, debemos considerar la existencia de una naturaleza muy distinta, hasta ahora poco conocida para el ser humano". NIELS BOHR

“Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo." LUDWIG WITTGENSTEIN

"El mal maestro informa la verdad, mientras que el bueno enseña cómo encontrarla". ADOLPH DIESTERWEG (1790-1866)










Certificacion de Web de Interes Sanitario de PortalesMedicos.com

Compruebelo aqui





.

Sello de calidad Medicina XXI


SE COMENTA...
» Colangiografía trans Kehr
1 Comentario: Lorrienip
» QUISTES SEBÁCEOS CALCIFICADOS DEL CUERO CABELLUDO (CALCIFIED SEBACEOUS SCALP CYSTS: CT FINDINGS)
1 Comentario: alicia robles palma
» Atlas de anatomía radiológica: TAC y RM.
1 Comentario: Esteban candelas montoya
» INVERTOGRAMA: Ano imperforado
38 Comentarios: Alejandra, Silvia, VALERIA, [...] ...
» ÍNDICE CEFÁLICO
6 Comentarios: mayerlin lopez, luana sabine, luana sabine, [...] ...
SECCIONES
» Inicio
MÁS LEÍDOS
» Cabeza Ósea: Fracturas de Le Fort
» CISTOGRAFÍA y URETROCISTOGRAFÍA
» Colangiografía trans Kehr
» Cráneo en Pediatría: SUTURAS y FONTANELAS
» División anatómica de la cabeza ósea
» Enanismo primordial
» INVERTOGRAMA: Ano imperforado
» MANUAL MERCK: Sistema endocrino y hormonas
» No existe relación entre la alergia al yodo de marisco y la reacción adversa al contraste radiológico
» QUISTES SEBÁCEOS CALCIFICADOS DEL CUERO CABELLUDO (CALCIFIED SEBACEOUS SCALP CYSTS: CT FINDINGS)
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad